Silencio

S

No se lo digas a tu madre:

Que el brazo carga la piel en la noche

Y canta las horas más oscuras de los labios

Que el sexo se diluye en los templos abiertos

Y las rocas forman endebles pilares

 

No se lo digas a tu padre:

Que se ha quebrado la casa

Y el temblor se aleja gateando

 

No se lo digas:

En estas calles evaporadas de coches

Las manos desesperadas que se requiebran

Que nos pertenece la inmortalidad de las caras quebradas

Secas

Y los ovnis que no aparecen en el vacío

En el espacio que ocupamos nosotros

Donde ya no cabe nada

acerca del autor

Roberto Visantz

Roberto Visantz. Tepic, Nayarit (1985). Es licenciado en Letras Hispánicas por la UdeG. Es maestro en Estudios Filosóficos por la misma casa de estudios. Tiene publicados dos libros, Las humedades, (Editorial Limbo) y Las mil muertes absurdas o como escribir una novela (CECAN). Ha sido periodista para medios universitarios y editor de información, además de docente en diferentes niveles académicos.

deja un comentario

Posts

Categorías

Comentarios recientes